Insoportable ola de robo de motos en Charata: ¿hasta cuándo?

POLICIALES

Nuevo fin de semana de furia en cuanto al robo de motocicletas en la ciudad de Charata. Este fin de semana se produjeron al menos 7 robos de motovehiculos en distintos puntos de la ciudad. 

En esta oportunidad, los hechos se registraron frente al edificio de Escuela N° 142, Pasaje Rios Quinta Pirulo, Avenida Güemes, en el Barrio 61° viviendas, dos ilícitos en calle Juan Jose Paso y otro que habría sucedido frente a un supermercado.

Lo cierto es que casos como estos suceden a diario en al Perla del Oeste, tanto en la zona céntrica como en los diferentes barrios. Constantemente se realizan denuncias por el hurto de motocicletas.

Lo alarmante es que los hechos se multiplican de forma inedita en Charata y no hay indicios que esta situación pueda cambiar en lo inmediato, mas allá del recupero de dos de los siete rodados que fueron sustraídos este fin de semana.

Los demás damnificados siguen esperando respuesta de la Policía y la Justicia, o se ponen el traje de detectives y recorren la ciudad buscando datos de su rodado o solicitan colaboración en redes sociales. Algunos incluso son obligados a abonar un dinero para que les devuelvan la moto de su propiedad.

A pesar de las cadenas, trabas y cámaras de seguridad con las que se cuentan en algunos sectores de la ciudad nada pareciera frenar esta ola de robos de motovehiculos. Además, a pesar de la gran cantidad de denuncias, desde la dirección de Zona Interior Charata informan a la comunidad solo una parte ínfima, como si parecieran querer ocultar el grueso de los hechos que ocurren todos los días.

La impunidad con la que “trabajan” estos malvivientes genera miedo y bronca en los damnificados que se sienten totalmente expuestos y vulnerables ante esta situación. La comunidad siente que ya no pueden circular con la tranquilidad que inspiraba en su momento Charata, su pueblo, hoy convertido en una ciudad que sufre constantemente los flagelos de la inseguridad.

Las motos robadas o van a parar a desarmaderos o bien son sacadas de la ciudad rumbo a otros mercados “negros”. Lo que está en claro que en la mayoría de los casos no se las encuentran.

 

Comentarios