Ariel Omar Husak, el primer muerto que se cobra la inseguridad en Charata en muchos años

POLICIALES

Ariel Omar Husak (54 años) es el primer muerto por la inseguridad en Charata en mucho tiempo. El pasado jueves 22 de noviembre, un delincuente al que poco le importó los 170 milímetros que se habían registrado en la ciudad, le disparó con un arma de fuego en el cuello para robarle mil pesos que había logrado recaudar de su oficio como ladrillero. Tras luchar por su vida lamentablemente esta persona murió. Por este hecho esta detenido Raul Alejandro Martinez sindicado autor del ilicito. 

Tras el asesinato de una pareja de ancianos en la zona rural años atrás, Husak es la primera victima fatal de una ola de inseguridad en Charata que con el paso de los días se puso cada vez mas violenta. Del hurto de motocicletas y robos en viviendas pasamos a los arrebatos con armas blancas y luego con armas de fuego que resultaron con personas con graves lesiones.

Qué se debe hacer. Qué mas vamos a esperar. Una Policía que tiene serios problemas en el antes y el después de que sucedan los hechos tanto a la hora de prevenir como de esclarecer los hechos.

Una Justicia que en la gran mayoría de los casos funciona como una puerta giratoria. “En Charata los delincuentes entran por una puerta y salen por la otra”, declaró en su momento el titular de un club que fue blanco de la inseguridad. El caso mas emblemático fue el de un motochorro que desfiguró a golpes a una señora cuando iba a trabajar. La Policía logró detenerlo pero al poco tiempo salió en libertad y volvió a delinquir: arrastró por la calle a una mujer mayor de edad para robarle la cartera ocasionándole múltiple fracturas.

Un ministro de Seguridad como Carlos Barsesa quien ayer aseguró que Charata es una ciudad pacifica y tranquila, una declaración desafortunada y carente de la realidad que tardó menos de 24 horas en desplomarse con la muerte de esta persona.

Hay personas que por los arrebatos están padeciendo problemas de salud, otras a las que le han quedado secuelas graves. Destrozan viviendas, escuelas e instituciones para poder robar. Personas que quedan destruidas por los robos y daños psicológicos que padecen y que los persigue durante mucho tiempo.

La comunidad de Charata siente que está sola en la lucha contra la delincuencia y basta con apreciar los últimos hechos de justicia por mano propia que se han registrado en la ciudad con ladrones que son atrapados por los vecinos, algunas veces hasta linchados, y entregados a la Policía.

Dicen que para actuar e intentar resolver un problema primero hay que reconocerlo. De qué sirve el arribo de móviles, efectivos y una nueva seccional si los funcionarios encargados de garantizar la seguridad continúan manipulando los datos y están mas pendientes de lo que se dice en los medios en vez de ejecutar acciones que permitan paliar esta trágica ola de inseguridad.

Es momento de asumir lo que corresponde, de dejar de justificar. Charata tiene el primer muerto por la inseguridad. Hay familias que están padeciendo esta situación y la impotencia que provoca que un delincuente acabó con la vida de un hombre que retornaba a su casa con mil pesos luego de una jornada de trabajo.

Esperemos que esta muerte que se cobra la inseguridad en Charata llame a la reflexión a las autoridades de seguridad y justicia y los convoque a trabajar desde la autocritica, trabajar con datos como corresponden y no con indices manipulados.

Hace mucho tiempo debía ser el momento para tratar de prevenir esta situación y este desenlace fatal. Lamentablemente es victima de la inseguridad esta familia que hoy llora la muerte de uno de sus integrantes. Era un laburante que llevaba 1 mil pesos a su casa, lamentablemente nunca llego a destino porque fue asaltado. Hoy ya no esta entre nosotros.

 

 

 

Comentarios