Jue. Feb 29th, 2024

Facundo Suarez, un luchador del fútbol que desde el interior del interior pudo llegar

Anoche Facundo Suarez se iluminó con la camiseta de Instituto de Córdoba y convirtió su primer gol en la primera división del Fútbol Argentino, otro paso gigantesco en una carrera futbolística en constante ascenso del delantero oriundo de Charata Chaco.

Sin embargo, como todo sueño que se cumple y más en un mundo tan hostil como el fútbol, para Facu no fue nada fácil llegar y con todo lo que implica esa palabra. Y mas aun para quien surge desde el interior del interior.

Un luchador que la remó desde muy abajo y que jamás renunció al objetivo que se planteó desde que supo que quería ser jugador de fútbol; esfuerzos y sacrificios que años después, tras un intenso recorrido por las distintas categorías del fútbol argentino, tuvieron su recompensa.

De la mano de Omar «Poma» Laurenza hizo sus primeros pasos en el futbol infantil de la Escuelita Charata Juniors. Luego pasó a Libertad de Charata donde jugó en la Reserva de Juan Mansilla como marcador central  y debutó en el equipo de Primera División dirigida por el Profe Rody Skydelski que se coronaría campeón en 2010.

Con poco lugar en un Azulgrana plagado de buenos jugadores decidió buscar minutos y en 2011 se incorporó a Juventud Unida. En una de las tantas tardes de domingo se jugaba un Rojo – Atlético cerradísimo en el Coliseo, un clásico que pintaba para un 0 -0 cantado. Sin embargo, Hildo Gutierrez lo mandó a la cancha al Pibe Maravilla quien,  ya como delantero, en el último minuto y de cabeza metió el tanto del triunfo. Fue el primer gol en primera para celebrarlo con su familia que lo acompañó desde que era pequeño desde la tribuna.

A partir de allí, Facundo inició una relación inseparable con la Marea Roja y con el gol. El delantero se destacó rápidamente en los torneos de la liga y se consagró campeón un par de oportunidades.

Pero su punto de inflexión fueron los torneos federales en los que el goleador impuso su jerarquía. Marcó una importante cantidad de goles (se habla de 35 en 59 partidos) y fue el sostén en ofensiva de un Rojo que supo competir de igual a igual ante equipos durísimos y tradicionales de la categoría.

Una breve experiencia en Chaco For Ever con una lesión en el medio, el retorno a su primer hogar Charata Juniors y algunos torneos en Atlético Charata fueron los pasos previos a dar el salto al fútbol de ascenso. Vistió las camisetas de San Martin de Formosa, Almagro y Gimnasia de Jujuy donde se recuerdan goles y golazos como el que le convirtió a Talleres de Córdoba y un enfrentamiento con River Plate, el club del cual es fanático, por Copa Argentina.

Luego llegó la oportunidad en el exterior, mas precisamente en Oriente Petrolero de Bolivia donde a fuerza de goles se metió rápidamente en el corazón del hincha. Marcó 20 goles en 47 partido con el Refinero. Después firmó su traspaso al América de Cali en el fútbol colombiano (8G en 20 PJ) y este año decidió retornar al país.

Semanas atrás se confirmaba su llegada a Instituto de Córdoba y la gran posibilidad de debutar oficialmente en la Primera División del Fútbol Argentino.

Luego de ingresar desde el banco en la primera fecha, anoche el DT Diego Davobe le brindó toda la confianza a Facundo para ir de titular ante Atlético Tucumán y el delantero respondió con creces.

Gol y asistencia para que la Gloria celebre un triunfazo en la Copa de la Liga y para que toda una comunidad lo mire por televisión y sienta orgullo por aquel changuito que pasó de darle patadas a un pedazo de cuero en la vereda de la calle Pringles a convertirse en un jugador profesional hecho y derecho.

Comentarios