lun. Sep 23rd, 2019

Falleció Doña Nena Graf, primera partera del Hospital de Charata

Adelaida Sartori de Graf fue la primera enfermera diplomada de Charata y la primera partera del Hospital, en ese entonces todavía Hospital Municipal.
Desde muy joven ha desarrollado desde muy joven una invaluable tarea humanista cuidando enfermos y asistiendo a mujeres al dar a luz.
Más allá del carnet que la habilita como la primera enfermera diplomada que tuvo la ciudad, doña Nena estuvo abocada siempre a atender a los enfermos que llegaban a su domicilio en busca de alivio para su dolor. O trasladándose a pie con una linterna hasta la casa de los enfermos, sin importar la hora, el clima ni la condición social.
Es que allá por el año 1940 era casi la única enfermera de la zona y tenía la ardua tarea de ser partera, instrumentista, asistente de los médicos y la mano que atendía a los enfermos que llegaban primero a su casa desde todo el departamento Chacabuco. Ella los examinaba y los atendía hasta que se curaran, o los derivaba al Hospital, donde continuaba asistiéndolos.
Nació el 26 de enero de 1922, en Charata, pero está anotada en el Registro Civil el 26 de agosto de ese mismo año. Nació en un rancho frente al ferrocarril donde actualmente funciona uno de los Centros de Jubilados. Contrajo matrimonio en el año 1942 con don Ermete Graf, con quien tuvo 3 hijos: Ernesto Luis (Chiche), Teresa y Edgardo.
En ese momento se fueron a vivir a la localidad de Tres Isletas donde ambos trabajaron incansablemente como enfermeros hasta el año 1946. Haciendo una tarea comunitaria invaluable y colaborando con el hospital, pero también recibiendo a los enfermos en sus casas. Siempre ad honorem y sin importar el tiempo que llevara la recuperación.
Entrado el año 1947 regresa con toda su familia a vivir a Charata donde trabajó como partera en el Hospital Municipal. Luego se trasladó con su familia a trabajar en el Sanatorio Graf, donde atendía el Dr. Enrique V de Llamas, entre otros reconocidos médicos.
Doña Nena recibió a los hijos de la mayoría de las familias de Charata entonces. Para ella ser partera y enfermera era un oficio de tiempo completo, una pasión y dedicó su vida a esta noble tarea humanitaria. Recibía en su casa a la futura madre y luego llamaba al médico cuando ya estaba hecho el trabajo de parto.
En tiempos donde Charata aun no tenía electricidad, ella se trasladaba con una linterna en las madrugadas, a pie, a visitar a sus pacientes. O los recibía en su casa, sin horarios. Es que 70 años atrás, no había enfermeras, por eso le tocaba hacer las veces de instrumentistas en caso de cirugía, enfermera, y todo lo que hiciera falta para solucionar los problemas de salud de la gente, sin importar su condición social.
Entre sus recuerdos, Nena cuenta que salvó la vida de una niña que nació sietemesina con 900 gramos. Se trata de la hija de Alfredo y Nélida Sequeira, una familia que reconoce que su hija vive gracias a “Doña Nena” y sus cuidados ya que en esa época no había incubadora.
En época de inundaciones, calzaba sus botas y linterna si era de noche, para salir a recorrer las casas de sus pacientes, o asistir a los inundados y trasladarlos a su domicilio particular si fuera necesario.

En 2015 el Gobierno de la Provincia a través de Desarrollo Social entregó una mención especial a Adelaida por su trayectoria y su labor.

Sus restos que son velados en la sala velatoria de Mitre 437, recibirán sepultura hoy miércoles en el Cementerio padre Holzer de Charata.

 

Comentarios