dom. Sep 22nd, 2019

Los niños del Barrio Esperanza agasajaron a Miguel Fernandez en sus 25 años junto a las esculturas

Miguel Fernandez es una persona que posee una gran vocación de servicio que lo ha llevado destacarse como escultor. En su trabajo ha tenido la posibilidad de sembrar la escultura y enseñar a ese niño u adolescente para que en el futuro pueda tener un oficio y una salida laboral en lo que tiene que ver a la carpintería y la escultura.

Esta mañana ha tenido la posibilidad de celebrar sus 25 años con la escultura junto a los que el considera su familia, los niños que concurren al taller del que esta a cargo en el Barrio Esperanza quienes les han preparado un emotivo agasajo.

La hermana Carmen Arbues nos ha contado quien es Miguel Fernandez y que significa Miguel Fernandez para el Barrio Esperanza. «Se lo merece, expresó la hermana Arbues quien pidió «un aplauso muy fuerte» y manifestó: «Viva Miguel» a lo que los niños respondieron en voz alta «Vivaa».

Y agregó: Se lo merece porque es uno de los mejores, no solo de la provincia sino del país, a los lugares que vayas vas a encontrar tallas de el. En la capilla nuestra tenemos muchos recuerdos de el, las sillas, todo está hecho por el», sostuvo.

Además aseguró que Miguel tiene una función muy importante dentro del proyecto que se lleva adelante en el Barrio. «Este proyecto es grande, es de flores, tal es así que los niños llevan flores a sus casas y también están llenando de flores su casa. Están aprendiendo pintura, las hermanas les enseñan pintura, se están educando mucho. Son traviesos porque son niños chiquititos pero las hermanas trabajan mucho con los pequeños».

El taller de carpintería y escultura funciona de la mano de Miguel enseñándole a los chicos del barrio. «Pero el hace de todo, se pone a arreglar una pared, un vidrio, arregla todo porque sabe de todo. Es multifacetico. Está siempre al servicio de todos y saludando a todos, no tiene ningún enemigo, solo al diablo, y al diablo no lo quiere», bromeó.

Por su parte Miguel Fernandez expresó su satisfacción y emoción por este agasajo que le han preparado las hermanas y los chicos para celebrar sus 25 años como escultor. «Pasaron unos cuantos añitos, este es mi espacio, mi lugar en el que yo trabajo, estoy continuamente con los chicos. He trabajado en otras instituciones también con niños, lo mas lindo es esto, la alegría y el alma de los niños es lo mas lindo, es sano, son ángeles.

Además habló de su trabajo en este proyecto que se lleva adelante hace unos años en el Barrio Esperanza: Cuando me llama la Hermana Paulina para trabajar con esto es algo muy lindo, en ese momento dije que con el arte vamos a sacar a los chicos de la basura y fue así. Acá está el espacio y no es que lo hago yo solo, es un conjunto de personas. Es un lugar lindo, lleno de esculturas, es lo que yo hago. Tengo unos cuantos alumnos, un ejemplo en Charata es Tommy Juarez, uno de los escultores que anda muy bien, que se está destacando y está saliendo a otros lugares de la provincia y el país al igual que yo. También tengo un alumno que esta en Alemania y que también hace escultura».

Consultado acerca de qué te ha dado el trabajo y tener esta posibilidad de expresar sus ideas a través de las distintas esculturas que tuvo la posibilidad de hacer, trabajos que no están únicamente en la Argentina sino también en otros países, Fernandez aseguró que «el arte me dio mucho, me dio muchas satisfacciones, cosas lindas, he criado a mi familia, a mis hijos. Obvio que no todo es positivo, pero yo digo que la constancia lleva a hacer algo y siempre digo que debemos ser humildes, de perfil bajo y hacer las cosas, no prometerlas y no hacerlas. Yo a veces vengo bajoneado como todos pero llego acá, los chicos me dicen profe vamos a jugar a la pelota y vamos a jugar. El arte me dio muchas cosas lindas», sostuvo.

Y agregó: «La misión de las hermanas es la contención de los niños, que estén ocupados y activos. Te hacen renegar como todo niño pero yo me pongo contento que corran que anden dando vueltas por aquí porque si esta quieto el niño es porque está enfermo. Las esculturas son un pasa tiempo y de paso aprenden como quien jugar y quieren llegar a ser algo», expresó.

Por ultimo habló de su primer escultura que fue «un niño que nace». «Me acuerdo que a esa obra la había donado al hospital y quedó en el pasillo. Una de mis hijas, la tercer nena, nació al lado de esa obra. Esa fue una satisfacción muy importante. Que mas lindo que tu hija nazca al lado de una escultura tuya. Fue la primer obra, esa fue la primera escultura en el año 94, Ahi empecé y por eso celebramos ya 25 años». finalizó.

Comentarios