sáb. Abr 17th, 2021

Motochorros le arrebataron la guitarra en el portón de su casa: «Es mi compañera, pido que me la devuelvan»

Lamentablemente la inseguridad sigue sumando nuevos capítulos en la ciudad de Charata. El día domingo en horas de la madrugada un hombre sufrió el robo de su instrumento musical en el portón de su casa. Pide ayuda a la comunidad para poder dar con su paradero.

Marcelo Shilengo, conocido popularmente como «El Hombre del Norte», regresaba de cenar de la casa de un sobrino que vive a metros de su casa sobre calle Saavedra. Cuando regresaba a su domicilio dos motochorros lo sorprendieron en la vereda y le arrebataron su guitarra llegando a su casa.

«A media cuadra de mi casa vive mi sobrino, me invito a comer y nos pusimos a tocar el acordeón y la guitarra. Estuvimos cenando, hicimos un par de temas y como lloviznaba espere que pare la llovizna. Venia tranquilo a mi casa y justo el pedacito ese no tiene ripio, había un poco de barro, venia por la orilla ya entrando hacia el portón de mi casa y siento que pasa una moto despacito», contó.

Y agregò: «De atrás pegó el salto uno, me arrebato la guitarra desde el vamos, no me dio tiempo a nada, que te vas a imaginar vos que llegando a tu casa te va a pasar eso. Me pego el tirón y con el estuche y todo me estiro las tiritas de la manija. Después salimos con mis sobrinos a recorrer la calle por donde doblaron y de ahí fui a hacer la denuncia».

Marcelo expresó: «Nunca me imagine que me podía pasar esto, mil veces anduvimos caminando por el barrio y nunca me paso nada. Quien se iba a imaginar que de atrás te iban a pegar el tirón y te iban a arrebatar la guitarra. Es una guitarra semiacustica que viene con ecualizador, micrófono, afinadores y todo. Quizás vale mas el equipo que tiene adentro que la propia guitarra».

Además Marcelo aseguró que la guitarra tiene un valor que trasciende lo material: «Es un regalo de mi hijo del Dia del Padre, tiene un valor mas sentimental que monetario, es mi compañera, con la que siempre he ayudado a muchos a veces en ocasiones que yo ni la esperaba. Recibí muchas llamadas de la gente y ahí te das cuenta la cantidad de amigos que tenes, me sorprendió».

Pide ayuda a la comunidad para dar con su paradero: «A la guitarra seguro la van a vender. La persona que la compre no le va a servir porque tarde o temprano se va a descubrir. La guitarra tiene un numero de serie que por mas que le borren la marca va a seguir quedando. Pido que si alguien se entera o vio a dos muchachos llevándose una guitarra que den aviso a la Policía o se comuniquen conmigo.

Ayer miraba el lugar donde guardo la guitarra y sentía mucha tristeza, te da mucha impotencia. Siempre me acompañó, a veces no la usaba pero cuando la usaba era para hacer algo solidario o colaborar en alguna fiesta», finalizó.

Comentarios