Mar. May 21st, 2024

Exclusivo: Así luce Milagros hoy, la niña atacada por dos pitbull en Charata

Se recupera enérgicamente. El lunes volvió a la escuela y juega feliz con sus “amiguitos de la vereda”: no se despega de su bicicleta.


Jueves 17:45 nos llegamos a su casa en calle Rodríguez Peña de nuestra ciudad. Nos recibe Aldito, uno de sus cinco hermanos. “Ya vienen mis papas, fueron a buscar a Mili de la Escuela”, nos dijo.
Este lunes y después de dos largas semanas, Milagros Anahí volvió a la escuela. Compañeritos del quinto grado de la EEP N° 32 y amiguitos del recreo la recibieron con gran cariño y abrazos fraternales.
A los cinco minutos Milagros cruza la puerta de su humilde pero gentil casa del Barrio Aipo, acompañada de papá Aldo, mamá Alicia y su hermanita melliza Luciana.
Nos presentamos y con gran amabilidad sus padres acceden a esta nota que tiene un objetivo sencillo pero gratificante: mostrarle a la comunidad charatense cómo una niña de 9 años con el amor incondicional de su familia intenta salir adelante luego de un episodio que casi le costó la vida.
Tiene una mirada dulce y una carita angelical que reflejada al sol disimula casi a la perfección algunas cicatrices en sus comisuras. Una infancia feliz y llena de colores le permiten distraerse de cualquier foto de aquella pesadilla que le tocó atravesar hace semanas. Y su inocencia la ayuda en buena hora a no advertir que en aquel momento estuvo al borde de la muerte.
La semana pasada a Milagros le dieron el alta y se recupera enérgicamente. Las heridas físicas y psicológicas de a poco van cerrando. El lunes 26 Milagros tiene turno en el hospital 4 de Junio de Saenz Peña para extraerse los puntos que tiene en el cuero cabelludo. Y la familia, muy religiosa, desde siempre concurre a la iglesia cristiana del barrio donde Milagros hace honor a su nombre todos los sábados.
Toman precauciones para que no se golpee en las zonas afectadas, principalmente en su cabecita. Pero Milagros hace su vida lo más normal posible: juega y se divierte con su hermanita y “sus amiguitos de la vereda”, tal como lo define su papá.
Para nuestra sorpresa, desde hace meses la familia Sandoval cobija a una adorable perrita también raza pitbull que le regaló un ser querido. Sin embargo, Aldo, ya tomó la difícil decisión de llevarla al campo de un amigo con justificadas razones para hacerlo.
El jueves pasado la Sociedad Protectora de Animales trasladó a los dos pitbull salvajes a un refugio de reeducación en Entre Rios. De ahora en más, Milagros ya podrá salir a jugar en paz con sus amiguitos. Y darse un paseo a bordo de su bicicleta por la vereda de su casa como la primera vez.