Dom. May 26th, 2024

Familiares de Murggia denuncian maltrato de la policía y piden Justicia

La muerte del joven que estaba detenido en la Comisaría de Charata a la espera de una resolución de la Justicia, ha causado fastidio entre sus familiares.
El pasado lunes, uno de los alojados en la Comisaría charatense sufrió quemaduras en un gran porcentaje de su cuerpo luego de que aparentemente explorara un televisor que había en la celda de este joven, quien al ser ayudado por otro reo, también sufrió lesiones de consideración este último.
Ambos fueron trasladados hacia el Hospital 4 de Junio de Presidencia Roque Sáenz Peña, lugar en donde dejara de existir Agustín Murggia de 18 años, quien estaba alojado luego de la resolución desde autoridades judiciales por ser un supuesto partícipe de un hecho violento contra otro joven., y por lo que quedaría en libertad al día siguiente de lo ocurrido dentro de la celda.
María Sequeira, quien era suegra de Murggia brindó detalles en donde ha dejado muchas dudas sobre lo ocurrido y lo informado desde las autoridades policiales ante Trinchera Noticias, afirmando que pedirá Justicia por este joven.
“El lunes anterior mi hija fue a llevarle la comida al mediodía a Agustín y le dijo que vaya que lo iban a sacar un ratito para que este con ella a la tarde. Ella vino, se bañó, eran las 3 de la tarde, se fue a verlo a la comisaria y cuando llegó se encontró con este panorama. No sabíamos nada, nadie nos avisó nada. Yo me entere porque ella vino llorando y asustada por lo que le había pasado a Agustín”, relató María.
Y prosiguió: “Me fui a verlo al hospital y lo encontré muy mal. Estaba bastante quemado, su cara y su cuerpo completo. Parecía como que le había salpicado plástico o algo por el estilo. Tenía todo quemado, estaba carne viva. Yo estaba desesperada porque no teníamos claro que le había pasado. Cuando fui a buscarle la ropa y demás pertenencias de Agustín le pregunte a un policía que había pasado. Me pidió que espere en la oficina y en eso llegó un preso y me empezó contar como se había quemado. Cuando él me empezó a contar vino un policía, lo empujó y le dijeron que se calle”.
Consultada por las causas que habrían generado el incendio en la celda de la Comisaría, la mujer sostuvo: “Se dice que exploto un televisor, no creo. Igualmente no tengo claro que paso. Lo único que contaron es que se prendieron fuego colchones, que ardieron cortinas que estaban a su alcance. Otros me dijeron que hubo un cortocircuto, que empezó a arder un cable y que ahí explotó la tele”.
“No pude hablar con ningún jefe”, señaló. “Anduve con mi hija estos días y no pude acercarme a hablar porque siempre que uno que se acerca te echa el policía que está de guardia o te contestan mal. A mi hija varias veces la trataron mal cuando le llevó la comida, o cuando preguntas algo te dicen ya tienen el informe ahí y después te vas a enterar. Igualmente somos conscientes de que él no podía morirse en ese lugar”.
Por su parte, María Sequeira contó el motivo por el cual Agustín Murggia se encontraba detenido. “Había peleado con un chico en la cancha del barrio San Antonio. Estaban tomando juntos, empezaron a discutir y a pelear. La mama del otro chico lo acusó a Agustin de haberle pegado puntazos y de otras cosas más que fue a inventar. Después resultó que el chico contradijo a la madre y es por eso que a Agustín le iban a dar la libertad el martes. El lunes a la mañana fue a fiscalía. Ese dia hable con el fiscal y me dijo que iba a salir el martes. A la tarde pasó lo que le pasó”.
Indagada sobre si va a iniciar acciones legales, la suegra de Murggia sostuvo que “tengo pensado ir contra los que tienen que pagar porque esto no puede quedar asi. Los conozco de vista nomas, estoy averiguando sus nombres pero se quiénes son los responsables. A el una vez lo maltrataron demasiado, casi lo mataron y quedó así nomas”.
¿Murggia había incurrido en algún tipo de robo? “No lo sé. Pero el nunca trajo nada ajeno a mi casa, ni tampoco iba a permitir que eso pase. Varias veces vinieron a hacer allanamientos a mi domicilio pero nunca encontraron nada. Como no tenía nada que esconder siempre los deje entrar a pesar de que venían sin orden de allanamiento”, manifestó
Y concluyó: “Pedimos justicia para Agustin. El no merecía terminar como terminó. Queremos Justicia por él y por muchos otros chicos más que a veces sin culpa están aguantando el maltrato de personas que por que tienen un arma y un uniforme se creen que pueden pasar por encima a todo el mundo”; finalizó.