Lun. Ago 8th, 2022

Joven charatense ofrece su servicio de gomería a domicilio: «Se puede vivir dignamente, trabajando»

Ángel Ruiz Diaz es un vecino de nuestra ciudad que hace unos años se dedica a la gomería. Trabajaba como empleado hasta que en 2017 decidió «largarse solo» como gomero a domicilio.

Empezó como un juego con una publicación en redes sociales, hoy es su fuente de ingreso con la que mantiene a toda su familia. Con el paso de los años logró instalarse con el boca a boca, brinda su servicio a muchos clientes y hoy hasta tiene la indumentaria que lo identifica gracias a la colaboración de una empresa amiga. «Me gusta mucho este trabajo, se puede vivir dignamente trabajando, se puede salir adelante», expresó en dialogo con STC Informa.

«Hace cinco años que me dedico a esto. Esto empezó como un juego, a mi señora le dije vamos a publicar en el Facebook a ver que pasa. Pusimos que parchaba bicis, motos, la gente se copó con esto y ahora ya se volvió una costumbre. La gente te llama, te manda mensajes a donde estes, vos vas, le parchas la moto. No es necesario que vayan a la casa ni nada. Es adonde se quede uno. Trabajo desde las 6 de la mañana hasta las 12 de la noche. Yo trabajaba en la gomería de Bazán, ahí aprendí todo. De un día para el otro dejé de trabajar y me dediqué a hacer esto. Empezó como un juego y ahora vivo de esto», expresó Angel.

En el centro o en los barrios, de este o aquel lado de la vía, adonde el cliente se quede con su bicicleta o su moto, Angel acude con su caja de herramientas a brindar su servicio: «Son herramientas potables donde no tenes que utilizar corriente. Solamente hago motos, uso un taladro inalámbrico y un inflador. Son todas herramientas chicas. A todos lados voy, mayormente entro en los barrios. La gente comenzó a conocerme, se empezaron a pasar mi numero de uno a otro y ahora es el trabajo fijo que tengo. Vivo de esto. Mi familia esta constituida por mi señora y sus dos nenas. Su mama y sus dos hermanas».

«Siempre hay trabajo, todos los días», señaló. «Nunca falta trabajo gracias a Dios. La gente confía en mi trabajo, siempre intento hacerlo bien. Si por ahí sale mal lo vuelvo a hacer y no les cobro nada, quedamos bien con el cliente. Hago todo lo que es gomería, cámara, cubierta, transmisión, bolillero. Todo lo que se puede hacer rápido».

El servicio de Angel cierra por todos lados en cuanto a calidad y precio: cobra prácticamente lo mismo que una gomeria tradicional y lo hace a domicilio, sin necesidad de que el cliente tenga que trasladarse con la moto a la par por las calles de la ciudad para hacer parchar su moto. «En la gomería te cobran 250 o 300, yo cobro 300, que es lo que sale el servicio. La gente paga sin ningún problema, no hay mucho precio de diferencia entre una gomería común y lo que yo hago. La diferencia esta en que en una gomería tenes que ir caminando hasta la gomería. Yo voy adonde este. Esta ropa que tengo me regala Unifrmes Millenium, ella me hace la remera. Tengo una campera, gorra y barbijo. Todo me hace la señora», expresó,

Se lo ve feliz de poder trabajar y poder brindar su servicio a los clientes. «Me gusta mucho este trabajo. Primero te tiene que gustar y andar todo el día. Te lleva tiempo porque vos andas todo el día en la calle. Y se puede vivir dignamente, pago mi alquiler y mis cuentas gracias a esto. Siempre que se quiere se puede. Se puede salir adelante. Se puede vivir dignamente sin depender de nada», finalizó.

 

Comentarios