sáb. Jun 12th, 2021

“Mis hijos ya no van a sufrir como yo la falta de agua”, expresó vecina de Las Tolderías.

“Cuando éramos chicos tomábamos agua de un charco. Ahora la vamos a tener en nuestra casa”, manifestó Marisa, integrante de la comunidad.

Marisa Fernandez es una vecina de Las Tolderías y representante de la familia Lalecorí. En dialogo con MOVILERO.com.ar mostró su satisfacción por la construcción de los aljibes de agua y la llegada del líquido vital a las viviendas de su comunidad. “Me crie acarreando agua en bicicleta o a pie. Y seguimos viviendo aquí, en la tierra donde nació mi papá ya fallecido”, expresa con orgullo Marisa. “Ya han pasado muchos años, yo tengo 31. Tengo dos hijos y gracias a Dios todavía tengo fuerzas para acarrear el agua. Estamos muy entusiasmados, muy contentos porque vamos a tener agua para nosotros y también para poder criar animales. En este momento no lo podemos hacer por la falta de agua”, sostuvo.
A su vez, la mujer reveló la cruda realidad de la sequía que pega duro cada vez que puede: “Había días en que ni para tomar teníamos. Antes había un vecino que nos dejaba traer agua desde una laguna cuando nos cansábamos de ir a buscar agua tan lejos. Íbamos a tomar agua del charco, nos criamos de esa forma”, agrega. Sin embargo, agradece al Señor que a pesar de todas esas dificultades “hoy estamos todos bien de salud”.
Marisa cuenta que junto a su familia acarreaba tres baldes de agua con 100 litros que debía alcanzar para todo el día . Y recuerda que “yo era chica todavía, cuando tenía 7 años a veces me caía de la bici trayendo los bidones. Y cuando se nos pinchaba la bici acarreábamos a pie porque no teníamos para parcharla o cambiar la cámara. Teníamos que ir a la casa de los vecinos con nuestra ropita para bañarnos o para lavar”.
A su vez, Marisa relata que “con las asignaciones y las jubilaciones que nuestros ancianos pudieron percibir llegamos a la moto”. Y agradece al gobierno local por, tras mucho tiempo de postergación, desembarcar en su territorio con el líquido necesario para vivir: “Después de tantos años el Municipio se está fijando en nosotros y nos está trayendo agua. La Intendente (Maria Luisa Chomiak) se acordó de nosotros. También agradecemos a los ingenieros que nos ayudan con la construcción de los aljibes. Nuestros animales ahora también van a contar con agua”, añade.
Por último, Marisa asegura que “esto nos va a cambiar la forma de vivir. Ya no van a sufrir los chicos y la familia que vayan a formar los próximos años. Mis hijos no van a sufrir como yo para poder tomar un vaso de agua”, finalizó.

Comentarios