Dom. May 26th, 2024

«Sentimos el olor a veneno y nos empezó a picar la garganta y arder los ojos», asegura vecina del Barrio El Fisco

Esta mañana alumnos y docentes del Jardin Anexo de la Escuela N° 385 del Barrio El Fisco sufrieron síntomas de intoxicación tras el paso de una maquina que se encontraba fumigando en un campo ubicado frente al establecimiento.

Vecinos de dicho barrio sito en la zona rural de Charata también fueron afectados por la actividad del mosquito.

El lote de girasol se encuentra en un campo ubicado frente al edificio escolar, mas precisamente en Quinta N 51, distante a 50 metros aproximadamente de la escuela primaria.

De acuerdo a fuentes policiales el dueño de la quinta, un hombre de 58 años con domicilio en Charata, adujo que no posee receta agronomica y que contrató el servicio de un ciudadano que es propietario de un mosquito. Utilizaron un herbicida CLETODIN para pasto ruso para fumigar el sembrado. Tomó intervención la secretario de Ambiente del Municipio de Charata.

Maria Humaño, vecina del Barrio El Fisco, en declaraciones a RED TELEVISIÓN denuncia públicamente esta grave situación y aseguró que tras la fumigacion varios alumnos del jardin y habitantes del lugar sufrieron picazón de garganta y ardor de ojos. «Mi hermano se descompuso», reveló.

«Yo vi que paso el mosquitero, la maestra le hizo seña pero no quería parar. Iba y venía todo el tiempo, después sentimos picazon en la garganta, ardor de ojos y ahí la maestra los mando a la casa a los chicos. El mosquitero no paró en ningún momento, seguía curando el girasol. Yo mas me preocupaba porque acá hay un bebe recién nacido, lo tenia afuera ella y después lo metio a la casa», detalló la vecina.

Y agregó: «Después vi que llego la Policía, llegó la ambulancia y los llevaron a los chicos. Se veía que andaba curando desde temprano y por acá paso cerca de las 10 hs. Yo hace poco que estoy en el barrio pero los vecinos dicen que siempre curaban así ese campo, se agrava mas cuando hay viento norte. Sentimos el olor a veneno y al rato nos empezó a picar la garganta, a arder los ojos

Asimismo, María Humaño sostuvo: «Mi nieto va al jardín y le noté los ojitos rojos, tosía y ahora dice que esta con dolor de panza. Me dijeron  que si seguía con los sintomas que lo lleve al hospital. Yo sentí dolor de cabeza y dolor de garganta».

«Es raro que habiendo viento norte y un barrio enfrente estén curando un campo. Dicen que hay una ley que prohibe eso. Vamos a tener que hacer la denuncia, quien paga si les pasa algo a los chicos. En el barrio hay muchos chicos, quedaron asustados. Mi hermano que tiene ataques de epilepsia tambien se descompuso», concluyó.